miércoles, 20 de diciembre de 2017

Ángeles Bazalo 


Ángeles Bazalo es profesora de Lengua y Literatura en el IES Albert Einstein. Algunos alumnos del instituto tienen la suerte de tenerla como profesora de Literatura Universal. Pero en esta fotografía ella es feliz discípula de uno de los grandes maestros del mundo, el poeta Antonio Machado -"la enseñanza es amor y provocación"-. Desde Baeza (Jaén) nos manda un poema de Soledades, Galerías y otros poemas, publicado en 1907. Ella está en el aula donde Machado enseñó gramática francesa durante los siete años más duros de su vida, tras la pérdida de su amada Leonor. El poema que nos envía Ángeles es de otra época más luminosa.

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¿Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
-la tarde cayendo está-.
"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón".

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
el los álamos del río.

La tarde más se oscurece
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada, 
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Doris Lessing "Idealmente, lo que debería decirse y repetirse a todo niño a través de su vida estudiantil es algo así: Estáis sie...