sábado, 19 de mayo de 2018

Emily Brontë


"Ahora, a la claridad de las llamas, yo podía distinguir por completo su figura. Era muy esbelta, y al parecer apenas había salido de la adolescencia. Estaba admirablemente formada y poseía la más linda carita que yo hubiera contemplado jamás. Tenía las facciones menudas, la tez muy blanca, dorados bucles que pendían sobre su delicada garganta, y unos ojos que hubieran sido irresistibles de haber ofrecido una expresión agradable".

Cumbres borrascosas (1847), Emily Brontë.
Traducción de Miguel Pérez Ferrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Doris Lessing "Idealmente, lo que debería decirse y repetirse a todo niño a través de su vida estudiantil es algo así: Estáis sie...